Testimonio de Sonia Esplugas

La experiencia de ser pintada por Eliza fue profunda, mágica y poderosa.
En todo momento me sentí muy cuidada y en buenas manos.
Además de ser una experiencia preciosa de por sí, es un ritual sagrado que va mucho más allá de las palabras, me ha conectado conmigo de una forma muy bella y muy directa. Al terminarla quedé impregnada de agradecimiento y amor.
Y después de vivirla, necesité dormir dos días seguidos, como si mi cuerpo necesitara integrar información nueva. Los días posteriores me sentí llena de fuerza y claridad, actuando con firmeza y determinación en mi vida.
¡Animo y recomiendo sin lugar a dudas a todo el que se sienta llamado a experimentarla!
Sonia Esplugas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.