Testimonio de Livia Lucas

Antes de que supiéramos que el proyecto de Eliza Marx se llamaria «Memória Ancestral» hicimos un potente ritual en el monte. Eramos tres mujeres, una piedra del Paleolítico e mucha naturaleza a bendecirnos y protegernos.
Yo, por muchos motivos, necesitava renacer, y Eliza muy cariñosamente se dispuso a conducir la ceremonia sagrada de mi renacimiento.
Es imposible describir lo que pasó, porque fue algo muy intimo y muy simbólico en mi vida.
Eramos tres mujeres, en la cima del monte, pintadas, celebrando la vida, el camino y la transformación.
LIVIA LUCAS

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.